¿Se siguen haciendo traducciones juradas en la crisis del COVID-19?