¿El fin de la traducción jurada y la apostilla?

solucionamos tus comunicaciones en inglés

¿El fin de la traducción jurada y la apostilla?

febrero 18, 2019 Traducción 0

Con el nuevo reglamento sobre reconocimiento de documentos públicos entre Estados miembros de la Unión Europea, ¿mueren por fin la traducción jurada y la apostilla?

El 16 de febrero entró en vigor el nuevo Reglamento UE 2016/1191 del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se facilita la libre circulación de los ciudadanos simplificando los requisitos de presentación de determinados documentos públicos en la Unión Europea y por el que se modifica el Reglamento (UE) n.º 1024/2012.

¿Qué supone esto para ti y para tu empresa? Te lo resumo en 4 puntos para que no tengas que leerte los 27 artículos y los XI anexos.

1.- Ya no es obligatoria la apostilla, o sello de autenticidad en documentos públicos o copias expedidas por las autoridades de un Estado miembro. Las autoridades de los demás Estados miembros deberán aceptarlos como auténticos.

2.- Ya no hay que presentar la copia certificada y el original. Si un Estado miembro permite la presentación de la copia certificada de un documento público, las autoridades de ese país deberán aceptar la copia certificada en el mismo país de la UE en que se haya expedido el original.

3.- Ya no hay que hacer traducción jurada, si el original sigue el modelo o impreso estándar multilingüe que introduce el Reglamento. Además, la traducción jurada realizada por una persona habilitada en un Estado miembro será aceptada en toda la UE.

4.- Se puede verificar la autenticidad de los documentos gracias a la nueva plataforma informática del Sistema de Información del Mercado Interior (IMI).

 

Es cierto que los Estados miembros regulan en su legislación nacional los efectos jurídicos de los documentos públicos que se presentan ante su administración. Sin embargo, la ley nacional deberá reflejar las directrices de la Unión Europea.

 

¿Qué documentos públicos se ven afectados por esta nueva norma? Aparecen recogidos en el artículo 2 del Reglamento (Ámbito de aplicación) y son, esencialmente, los que establecen uno o más de los siguientes hechos: nacimiento, defunción, que una persona está viva, nombre, matrimonio (también estado civil y capacidad para contraer matrimonio), divorcio, unión de hecho y su cancelación, filiación, adopción, domicilio/residencia, nacionalidad, antecedentes penales.

 

¿Qué documentos se quedan fuera? El Reglamento no se aplica a otras cuestiones, así que se quedan fuera algunos documentos tan importantes como los relativos a la personalidad jurídica y la representación de una sociedad o los títulos o expedientes que acreditan una cualificación. Tampoco están incluidos los documentos que no emitan autoridades públicas de un Estado miembro (es decir, se quedan fuera todos los expedidos por notarios y otros particulares y también los que provengan de países terceros).

De todos modos, se prevé (art. 26) ampliar esta norma a otros documentos para seguir facilitando los trámites burocráticos a los ciudadanos de la Unión.

 

Espero que esta información te haya resultado útil. Compártela con todos tus contactos.

 

Lola Guindal es autora de este artículo y traductora sénior (EN<>ES) con experiencia internacional. Sueña con que las empresas españolas puedan superar la barrera del inglés y lideren los mercados de todo el mundo.

¿Te interesa lo que lees? Suscríbete a mi boletín

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus seguidores. No seas egoísta.

– – –

ENLACE AL REGLAMENTO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar