No traduzcas tu web (mal)

solucionamos tus comunicaciones en inglés

marzo 8, 2018 Traducción 0

El que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, comete pecado (Santiago 4:17, RVR1960). Para casi todo hay una cita en esa fuente de sabiduría inagotable que es la Biblia. Para los chapuceros, también, ya ves. Y es que esto fue en lo primero que pensé cuando oí a la concejala de turismo de Santander, Miriam Díaz (PP), hablar de su monumental metedura de pata. ¿No te has enterado? Te lo cuento.

Aprovechando su presencia en FITUR, la concejalía de Turismo de Santander presentó en enero su nueva página web, un recurso que supone un «rediseño del portal anterior, que facilitará la visita al turista ofreciéndole más contenido, con una cuidada estética, más visual»1. Así, Santander pretende atraer a más turistas en 2018. Pero ¿a qué turistas? Si la nueva web va dirigida al público nacional o, al menos, hispanoparlante, el esfuerzo dará sus frutos sin duda, porque la verdad es que les ha quedado una web muy pintona. Sin embargo, si lo que quiere Santander es conseguir más visitantes extranjeros, se lo ha montado muy mal.

La polémica saltó en Twitter cuando varios compañeros traductores profesionales pusieron el grito en el cielo al leer los textos que ofrecía la web en inglés, francés o alemán. Al acceder a estos, según la concejala, se informaba al usuario de que la traducción se ofrecía a través del servicio Google Translate —es decir, traducción automática, hecha por una máquina, sin ninguna supervisión de un humano. ¿El resultado? Pues una chapuza, claro. «Abundan traducciones literales, sin sentido gramatical y sintáctico o directamente sin sentido. Especialmente sonado es el caso del Centro Botín, que en inglés pasa a denominarse el Loot Center a pesar de que Botín es un apellido y no debería traducirse y de que la traducción literal de dicho apellido al inglés tiene una connotación muy negativa. Otro ejemplo es la traducción de casco antiguo por historic helmet, que un nativo jamás entendería, ya que el término inglés se refiere a un casco como objeto para proteger la cabeza. El resto de idiomas no salen mejor parados»2.

 

Si la traducción va a ser tan mala, ¿por qué se ofrece?

Ya te hablé en este vídeo de mi opinión sobre esa obsesión española por tener todo el contenido de la web replicado en cuantas más lenguas mejor. Por supuesto que traducir la web corporativa puede ser ventajoso (en este artículo te hablo concretamente de 4 beneficios), pero habrá que valorar también cuáles son los inconvenientes.

Por supuesto, traducir contenido supone un coste, como cualquier otro servicio. Del mismo modo que se tiene en cuenta en el presupuesto el coste del diseñador web, también se deberá reservar una partida a la traducción3. Está claro que, si llevas 30 euros en el bolsillo para salir a comer el sábado y te gastas 29 en el plato principal y en la bebida, no vas a poder comer postre. Es cuestión de hacer números.

Lo curioso es que, en una entrevista en Ondacero, la concejala apuntaba que la renovación constante de los contenidos no permite hacer traducciones oficiales [sic]. En este caso, la razón no es económica, sino práctica. Al parecer, el Ayuntamiento sí lo puede pagar, pero prefiere favorecer la operatividad. Y es que tiene razón, para hacer una traducción profesional —que no oficial, el concepto de traducción oficial no existe— hace falta tiempo, y si quieres presentar tu nueva web en FITUR y vas con los plazos pegados al trasero, pues te falta precisamente eso, tiempo. ¿Urgía tanto ofrecer todo el contenido web en las siete lenguas con las que tiene conexión aérea Santander? A lo mejor habría sido más sensato presentar la web solamente en español y anunciar que se iría traduciendo poco a poco. Quizás habría sido razonable traducir primero los contenidos fijos y dejar los que pueden sufrir actualizaciones únicamente en español. ¿Habría despertado tantas críticas que los contenidos solamente estuviesen disponibles en inglés y español y no en 7 lenguas?

Sea como fuere, lo cierto es que, como explicó el concejal de IU, Miguel Saro, se ha sometido a la ciudad a un bochorno terrible y, sin duda, el escándalo de la web ha perjudicado la marca Santander «con una página web que parece traducida por los creadores de Gomaespuma». ¿Merece la pena el daño que se ha hecho a la imagen turística de Santander?

Mi consejo, sin duda, es que en tu decisión sobre si traducir o no la web de tu negocio impere la sensatez. No tengas prisa, pide varios presupuestos a distintos traductores y valora si te merece la pena teniendo en cuenta tu cliente target. Aquí tienes una divertida checklist que te puede ayudar a tomar la decisión.

En caso afirmativo, es decir, si efectivamente te das cuenta de que necesitas traducir tus contenidos online sí o sí, no hagas ni caso a la solución que finalmente anunció el Ayuntamiento de Santander, que no hace más que demostrar su desconocimiento de cómo funcionan los servicios de traducción. No necesitas una traducción oficial, porque tal concepto no existe, simplemente contacta con un profesional. Si por algún motivo ya cuentas con una traducción, pero sospechas que no es de calidad, te repito, contacta con un profesional. El Ayuntamiento de Santander dice que se va a «apoyar en embajadas para verificar que la traducción de los contenidos es correcta»4. Yo, por mi parte, dudo que en una embajada te puedan ayudar con la revisión de un texto traducido, pero por intentarlo no pierdes más que el tiempo. Si quieres ir a lo seguro, puedes consultar el buscador de la Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes, a la que pertenezco.

 

Y una vez traducida tu web con garantías y con la certeza de que la imagen que proyectas es exactamente la que quieres, ¡a vender!
– – –

¿Te interesa lo que lees? Suscríbete a mi boletín

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus seguidores. No seas egoísta.

– – –

1 Entrevista en Ondacero a la concejala de Turismo de Santander

2 Comunicado de Asetrad en relación con la mala calidad de las traducciones de TurismoSDR

3 Artículo de Rosa Llopis en el blog En la luna de Babel

4 La web de turismo de Santander tendrá traducción oficial al inglés tras la polémica

 

Vídeo: Traducir la página web de la empresa

Post anterior sobre traducción de webs

Buscador de profesionales de Asetrad

Checklist: ¿Debo traducir mi web corporativa?

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, entendemos que estás de acuerdo.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies