Rss Feed Tweeter button Facebook button

¿Quieres presentar como Steve Jobs?

¿Quieres presentar como Steve Jobs? No leas.

Ya sabes que soy intérprete. Intérprete de conferencias, ni actriz ni nada del estilo. Últimamente me contratan mucho para negociaciones bilaterales, pero de vez en cuando también caigo en algún congreso que otro y es precisamente de eso de lo que te quiero hablar hoy. De los congresos. O más bien, de los ponentes de los congresos.

Si eres ponente, no leas

En este vídeo ya te daba 5 consejos para trabajar con intérpretes si vas a ser ponente. Son cinco cosillas que a ti no te cuestan nada pero que los que estamos al otro lado del cristal de la cabina agradecemos enormemente. Una de ellas, y quizás la más importante, es que no leas. Leer te quita naturalidad, te pega a un papel y, tanto en la versión interpretada como en la original, te hace menos creíble. «Pero, si no leo, ¿qué hago?»

Entiendo tu angustia, yo también tengo una memoria lamentable y me da ansiedad plantarme detrás de un atril sin apoyo, pero he descubierto unas cuantas técnicas que me funcionan a las mil maravillas y que quiero compartir contigo.

En primer lugar, prepara la ponencia con tiempo y asegúrate de que el discurso tiene un hilo conductor, que no es una mera lista de datos. Esto te ayudará después a memorizar con mayor facilidad.

Escribe el discurso a mano y léelo en alto

Después, escribe el discurso. Escribe el discurso a mano. A mí me gusta escribir el texto íntegro, pero admito que muchos expertos recomiendan anotar solamente las ideas principales y secundarias de manera esquemática. Yo esto lo hago en una segunda fase.

Por último, lee en alto el discurso varias veces. Cuantas más, mejor. Yo lo que hago es dividir el texto en trocitos de 2 frases. Y las frases no deben ser muy largas, porque el cerebro de tu oyente procesa mejor las estructuras cortas y simples. Poco a poco, ve separándote del papel e intenta improvisar, cambiar la estructura de la frase y las palabras, hasta que el texto sea tuyo. Cuando ya lo tengas interiorizado, grábate. Grábate y luego visualiza el vídeo.

Ensaya en intervalos de 20 minutos antes de irte a la cama

Los expertos en memoria recomiendan ensayar en intervalos de 20 minutos: 20 minutos para repasar los pormenores de la presentación y luego dos repeticiones más. Si no se repite el material en los siguientes 30 minutos, no entra en la memoria a largo plazo.

Por último, intenta repasar antes de irte a la cama. Por lo visto, hay un vínculo claro entre el sueño, el aprendizaje y la memoria. Según algunos estudios neurocientíficos, si acabas de aprender algo, esto se consolida más fácilmente con el sueño.

Para terminar, te invito a que, a partir de ahora, te fijes en todas esas personas que leen cuando les toca presentar en público. ¿Te inspiran credibilidad o inseguridad? ¿Cuáles son los ponentes que te inspiran? A mí, personalmente, me encanta este vídeo de Steve Jobs. Todo parece natural, improvisadísimo, espontáneo, pero no lo es. ¿Te animas a compartir otros vídeos?
– – –

¿Te interesa lo que lees? Suscríbete a mi boletín

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus seguidores. No seas egoísta.

– – –

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, entendemos que estás de acuerdo.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies