Rss Feed Tweeter button Facebook button

Cinco enunciados incorrectos

¿Crees que eres un hacha de la ortografía? ¿En la oficina siempre te preguntan a ti para saber si algo va con hache o sin ella? ¿Tildas que da gusto?

 

Probablemente tu respuesta a todas las preguntas anteriores sea que sí. Y es que, como te digo en mi último vídeo, se nota más la roña en el coche que en los textos. Lo cierto es que la mayoría de los profesionales escribimos muy bien, pero aún hay algunas normas que se nos atragantan.

Algunos dicen que las normas son para los carcas de la RAE que van cambiando la ortografía, la gramática y el léxico según les va dando el viento. Otros defienden a la Academia como si de su propia familia se tratase. Yo, como me gano la vida con las palabras, me escudo en la RAE cuando algún cliente me viene a preguntar por mis decisiones. Pero vamos, por interés te quiero, Andrés.

Obviamente, puedes escribir como te dé la real gana, pero si quieres saber si escribes según las normas aceptadas comúnmente por Pérez-Reverte, Marías y demás señores cascarrabias, te reto a corregir cinco enunciados. Solamente cinco. Todos contienen entre uno y tres errores ortotipográficos. ¿Los logras identificar?

  1. El Real Madrid acaba de ganar la 12.ª “orejona”.
  2. El 60% de los españoles no ha leído ninguna novela de Dickens.
  3. Mi ex-jefe me ha escrito 6 ó 7 e-mails en dos horas.
  4. Después del interrogatorio, el Bigotes, no dio declaraciones.
  5. Hola Manolete. Debes de abrir más la boca cuándo hablas.

 

Vamos con las soluciones:

1. El Real Madrid acaba de ganar la 12.ª “orejona”.

Quizás tu primera intuición haya sido quitar el punto que sigue al 12. Mal. El Diccionario panhispánico de dudas y la Fundéu explican que los números ordinales se abrevian con punto antes de la letra voladita. El error se encuentra en las comillas. ¿Sabías que las comillas preceptivas en español son las angulares («»)? A mí me lo ha contado @lapiedrarosetta Clic para tuitear Además, en este caso, yo optaría por quitar las comillas y utilizar la cursiva (esto se suele recomendar siempre) o, mejor aún, Orejona, con mayúscula inicial y en redonda, como cualquier otro apodo.

El Real Madrid acaba de ganar la 12.ª Orejona.

 

2. El 60% de los españoles no ha leído ninguna novela de Dickens.

Esta estaba puesta a pillar. Seguramente te habrás vuelto loco con la tilde. La tilde está bien. Las vocales cerradas (i, u) tónicas se tildan cuando van unidas a una vocal abierta (a, e, o) átona. El problema está en el porcentaje. ¿Sabías que en español se recomienda dejar un espacio entre la cifra y el símbolo que la acompaña? Esta norma se aplica también a otros símbolos, como los de las unidades monetarias ($, €).

El 60 % de los españoles no ha leído ninguna novela de Dickens.

 

3. Mi ex-jefe me ha escrito 6 ó 7 e-mails en dos horas.

Vamos con los guiones (por cierto, guion no se tilda, por si no lo sabías). Los prefijos siempre van pegados a su raíz (exjefe, antivirus, supermodelo, precandidato). E-mail puede llevar guion o no, según el diccionario Oxford. Es una palabra en inglés, así que debería ir en cursiva. En todo caso, yo prefiero evitarla y utilizo correo o correo electrónico. Un fallito más: La conjunción o entre cifras no se tilda desde 2012. ¿Cómo te quedas? Clic para tuitear.

Mi exjefe me ha escrito 6 o 7 correos en dos horas.

 

4. Después del interrogatorio, el Bigotes, no dio declaraciones.

Esta era facilita. Sobra la coma criminal, que es la que se coloca entre el sujeto y el predicado. A veces se cuela porque se hace una pausa natural en la enunciación. ¡Cuidado! Ya para nota, el apodo. Los apodos se escriben con mayúsculas iniciales y sin cursiva ni comillas ni nadená.

Después del interrogatorio, El Bigotes no dio declaraciones.

 

5. Hola Manolete. Debes de abrir más la boca cuándo hablas.

La última. Antes de nada, te voy a explicar qué es un vocativo, por si lo borraste de tu memoria después de suspender Latín en Selectividad: el vocativo es un nombre o pronombre que sirve para invocar, llamar o nombrar a una persona cuando nos dirigimos a ella. El vocativo se escribe siempre entre comas cuando aparece después de palabras como gracias, felicidades, hola, adiós o bienvenido. Así que la primera en la frente: hola, Manolete. La segunda dificultad era la tilde en cuando, que está mal. Las palabras cuando, como, donde, que, quien y similares solamente llevan tilde si después se les puede poner cojones. Le pregunté cuándo (cojones) iba a devolverme la pluma. Cuando (cojones) comas, cierra la boca. Y por último, la diferencia entre deber de y deber + infinitivo. La primera (deber de) indica suposición, mientras que la segunda (deber) indica obligación.

Hola, Manolete. Debes abrir más la boca cuando hablas.

– – –

¿Te interesa lo que lees? Suscríbete a mi boletín y consigue gratis una plantilla muy chula.

Servicios de revisión y corrección de textos.

 

Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus seguidores. No seas egoísta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, entendemos que estás de acuerdo.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies